Cultivo Marihuana .Com | interior, exterior, semillas, precios en feminizadas      Cultivo-MarihuanaGrow Shop

Problemas en el cultivo

¿Problemas con tu planta de marihuana?

No hay nada tan fácil como cultivar una planta de marihuana, basta con sembrar una semilla y regarla de vez en cuando. Los problemas surgen unos meses después cuando la plantita comienza a mostrar síntomas preocupantes de que algo no va bien. Esta guía es una ayuda para averiguar la causa del problema. Debe servir como orientación general, ya que cada planta y cada jardín son diferentes. Empieza leyendo por el número uno y sigue hasta que encuentres la definición que mejor se ajusta al problema de tu planta.

1. Si el problema sólo afecta a la parte media o baja de la planta de marihuana, ve al numero 2. Si solo afecta a las puntas en crecimiento o a la parte superior de la planta, ve al número 10. Si el problema se presenta en toda la planta, ve al número 6.

2. Las hojas tienen un color amarillo o verde claro uniforme; las hojas se mueren y caen; el crecimiento es lento. Los bordes de las hojas no están retorcidos. Diagnóstico: deficiencia de nitrógeno (N). Si no, ve al número 3.

3. Las puntas de las hojas pueden estar retorcidas. Las hojas amarillean y pueden ponerse marrones, pero los nervios de las hojas se mantienen verdes. Surgen zonas de necrosis ( tejidos muertos ) de color marrón óxido. Diagnóstico: deficiencia de magnesio (Mg). Si no, ve al número 4.

4. Las hojas de la marihuana se ponen marrones o amarillas desde los bordes hacia el centro. Aparecen zonas de necrosis ( tejidos muertos ) de color amarillo o marrón sobre todo en los bordes de las hojas, que pueden estar retorcidas. Las plantas pueden ser muy altas, pero las hojas se caen con facilidad. Diagnóstico: deficiencia de potasio (K). Si no, ve al número 5.

5. Las hojas son de color verde oscuro casi azulado o con un tono púrpura rojizo. Los tallos y los pecíolos de las hojas de marihuana pueden coger un color púrpura o rojizo, aunque no sucede siempre. En las hojas aparecen zonas de necrosis de color púrpura oscuro a negro, en las más viejas y las de edad intermedia. Las hojas se retuercen y se acaban muriendo. Las hojas muertas están retorcidas y arrugadas con un característico color ocre. El crecimiento es lento y las hojas pequeñas. Diagnóstico: deficiencia de fósforo (P). Si no, ve al número 6.

6. Las puntas de las hojas están amarillas, marrones o muertas. Por otra parte, la planta se ve sana y verde. Los tallos pueden ser blandos. Diagnóstico: sobrefertilización ( especialmente nitrógeno ), exceso de riego, raíces dañadas o insuficiente aireación del terreno ( poner más arena o perlita en la mezcla ). En ocasiones es debido a una carencia de nitrógeno, fósforo o potasio. Si no, ve al número 7.

7. Las hojas se curvan hacia abajo como una garra y tienen un color verde oscuro, gris, marrón o dorado. Diagnóstico: sobrefertilización ( exceso de nitrógeno ). Si no, ve al número 8.

8. La planta está mustia o marchita, aunque la tierra está húmeda. Diagnóstico: sobrefertilización, tierra demasiado húmeda, raíces dañadas, alguna enfermedad, deficiencia de cobre ( es muy raro que ocurra ). Si no, ve al número 9.

9. Las plantas de marihuana no florecen aunque tienen doce horas de oscuridad desde hace dos semanas. Diagnóstico: el periodo nocturno no es completamente oscuro. Demasiado nitrógeno. Demasiadas podas o esquejes. Si no, ve al número 10.

10. Las hojas están amarillas o blanquecinas, pero los nervios permanecen verdes. Diagnóstico: carencia de hierro (Fe), posiblemente debido a un pH demasiado alto. Si no, ve al número 11.

11. Las hojas se retuercen, luego se ponen de color marrón o mueren. Diagnóstico: en un cultivo de interior, las luces están demasiado cerca. Raramente, una deficiencia de calcio (Ca) o de boro (B). Si no, ve al número 12.

12. Tu planta puede ser una planta débil.

CONSEJOS GENERALES PARA SOLUCIONAR CARENCIAS

Las carencias nutritivas de las plantas no suelen venir solas. Habitualmente encontraremos dos o más deficiencias a la vez. Muchas carencias, especialmente las de microelementos, no son debidas a una falta de ese elemento, si no a un pH inadecuado o a un exceso de sales en la tierra. Cuando sucede esto, las raíces no pueden absorber los nutrientes, aunque estén presentes en la tierra. Para solucionar esta carencia, la técnica a seguir es la siguiente. En primer lugar lavaremos la tierra regándola con una cantidad considerable de agua, que dejaremos que escurra por los agujeros de drenaje. El agua se llevara disueltas las sales que estuvieran presentes en la tierra, dejándola limpia de sales.. Es imprescindible lavar la tierra con mucha agua. alrededor de dos litros por cada litro de tierra. A continuación regaremos las plantas con una solución fertilizante. Es importante usar abonos NPK con microelementos durante toda la vida de la planta. El cannabis es una planta que crece con rapidez y necesita mucho alimento. Si cultivamos en macetas, será necesario abonar una vez por semana con un fertilizante líquido para que la planta no le falte de nada. Evitaremos que se acumulen los restos de fertilizantes lavando periódicamente la tierra ( al menos cada dos semanas ). El pH es una escala que va de 0 a 14 e indica la acidez o alcalinidad de cualquier sustancia, siendo 0 la máxima acidez, 14 la máxima alcalinidad y 7 el pH neutro. El cannabis crece bien en un pH ligeramente ácido ( pH 5,8 a 6,5 en hidroponía y pH 6,3 a 6,8 en tierra ). Si el pH sube por encima de 7 o 7,2, comienzan las carencias, al igual que si el pH es demasiado bajo. Para medir el pH podemos usar papel de tornasol o medidores de pH para acuarios. En las tiendas especializadas en cultivo de cannabis también se pueden encontrar medidores digitales, más caros pero más exactos. Si el pH del agua es muy alto o muy bajo, lo ajustaremos con un ácido o una base, respectivamente. Hay que ajustar siempre el pH del agua antes de regar. Si añadimos abono al agua, ajustaremos el pH después de añadir el fertilizante. Para evitar carencias de nutrientes, lo mejor es la prevención: controla el pH del agua y de la tierra, alimenta tus plantas una o dos veces por semana con abono líquido y lava la tierra cada dos semanas Articulo de la revista CÁÑAMO nº 29, mayo 2000 Textos: J.T.Gállego.




Marrutxipi Beheko 20, 20013, San Sebastián - Donostia | Semillas de marihuana, todo en Cultivo Marihuana .Com 943-34-21-2341

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información         X Cerrar