Cultivo Marihuana .Com | interior, exterior, semillas, precios en feminizadas      Cultivo-MarihuanaGrow Shop
 

Ver todas las feminizadas
 
 
 

Ver más
 


»Ver todas las regulares

 
Entra aquí para ver todos los artóculos de parafernalia

»Ver artículos de parafernalia

 
 
ZONA VIEJA Grow!
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Problemas en las plantas


Los problemas más comunes en el cultivo de marihuana a menudo son la falta o la mala absorción de algunos de los nutrientes que nuestra planta necesita. Por ejemplo el magnesio, nitrógeno, potasio, fósforo, y hierro.  Es posible que éste no sea el problema de tu planta de marihuana y podría ser que la plantinta no sea capaz de absorverlo y esto conllevaría un Ph inapropiado, exceso en el riegola falta de Oxigeno, o también demasiadas sales en la tierra.


Estos son los problemas más comunes en nuestro cultivo de semillas o esquejes de marihuana:


Demasiado Abono:

Los síntomas són el oscurecimiento de la planta con un color verde oscuro y observaremos que las puntas de las hojas de marihuana se van quemando y sus empiezan a doblarse hacia abajo.

 

Demasiado abono de marihuana

 

Solución:
Se basa en lavar con abundante agua la tierra para eliminar ese exceso de abono, lo ideal es regar la planta con 2 litros de agua aproximadamente por cada litro de tierra. Si el exceso ha sido grande es recomendable hacer esto dos o tres de veces como mínimo para asegurarnos que la tierra de nuestra planta de cannabis acaba limpia de fertilizante. Después de esto podemos abonarlo con un fertilizante con microelementos.


Falta de Abono:

Para saber si nuestro cultivo sufre una falta de abono, nos fijaremos que las hojas más viejas de la planta empiezan a estar amarillas y la planta es de un color más claro.
Si el cultivo se encuentra en la fase de Floración veremos que los cogollos de marihuana no crecen casi y que se quedan pequeños.

Falta abono de marihuana

Solución:
En este caso es echar más fertilizante al cultivo, siempre hazlo diluyéndolo en agua y regando la maceta. Debemos abonar la planta una o dos veces por semana, esto dependiendo de si el fertilizante  está más o menos diluido en el agua.

 

Exceso en el riego:

Estos síntomas son más evidentes cuando empieza a brotar moho en la tierra por consecuencia de estar siempre húmeda, esto provoca que a la marihuana no le llegue oxígeno suficiente y por lo tanto no pueda absorber los nutrientes que necesita.
También se notará en que las hojas amarillean y pierden su rigidez.

Exceso de riego de la planta de marihuana

Solución:
Dejaremos de regar hasta que la tierra se seque, también podemos removerla para que se aireé y así facilitar su secado. Si observamos que no se termina de secar deberíamos hacer un cambio de sustrato y asegurarnos en mejorar el drenaje para que no se quede el agua en la tierra y como consecuencia pueda producir que las raíces se pudran.


Falta de Riego:

Observaremos que la tierra se seca demasiado entre riego y riego, nuestra planta se ve débil y su crecimiento es demasiado lento.

Falta de riego de la planta de marihuana

Solución:
Deberemos regar con abundante agua ya que de lo contrario no les llega suficiente a las raíces y puede provocar que nuestra planta muera. El regado se debe de hacer hasta que veamos que el agua sale por los orificios de la maceta, de esta forma nos aseguramos que el agua ha recorrido toda la maceta y ha tenido que pasar por las raíces.


Falta de Luz:

Para este caso, la marihuana crecerá espigada en dirección a la luz, se harán poco frondosas y los cogollos serán pequeños. En este escenario la probabilidad de aparición de plantas macho de marihuana aumenta.

Solución:
En caso de que sea un cultivo en exterior deberíamos poner las plantas en un lugar donde obtenga más horas de sol y si fuese un cultivo de marihuana en interior deberíamos añadir una mayor iluminación.



Sales en las raíces:

Los síntomas son bastantes parecidos al exceso de abono ya que las hojas se curvan hacia abajo, también podremos observar que hay depósitos de sales secas en los bordes de la maceta, en los tallos o en el plato que hace de rebosadero. Este es un problema de la mayoría de los principiantes en el cultivo de la marihuana debido al escaso riego.

Solución:
Deberíamos lavar la tierra con mucha agua, y cuando veamos que la planta empieza a mejorar la abonaremos con fertilizantes muy diluidos.



Carencia de Nitrógeno:

Cuando la planta tiene déficits de Nitrógeno sus hojas empiezan a perder luminosidad y empiezan a coger un color más pálido, las hojas viejas amarillean, se les quema las puntas y acaban por caerse, el crecimiento de la planta se detiene, los tallos también se hacen más débiles.

Solución:
Para corregir esto habría que regar con un fertilizante alto en nitrógeno, como un extracto de algas, o con cualquier otro para plantas verdes que sea alto en Nitrógeno y bajo en Fosforo.



Carencia de Fosforo:

Cuando el problema de tu planta es la falta de fósforo las hojas y los tallos de la planta cogen un color verde oscuro o púrpura, el crecimiento de la planta se detiene y los tallos son duros y quebradizos.

Falta de fosforo cannabis

Solución:
Tendríamos que abonar con un fertilizante rico en Potasio hasta que la planta se recupere.


Carencia de Potasio

En este caso las hojas más viejas amarillean y se curvan hacia abajo, las hojas más nuevas se arrugan, los brotes de crecimiento se mueren.

Esto puede ser debido a que el potasio es retenido a causa de una acumulación de sales en la tierra y no puede ser absorbido de forma fácil para la planta.

Falta de potasio cannabis

Solución:
Lavando la tierra con suficiente agua y fertilizar con un abono rico en Potasio.


Carencia de Magnesio

Las hojas amarillean, las venas se siguen manteniendo verdes. Las hojas más jóvenes empiezan a coger un color marrón, las hojas se curvan hacia arriba y mueren. Es posible que la planta comience a palidecer y que la planta muera.

Falta de potasio magnesio

Solución:
Deberíamos de añadir magnesio en el proceso de riegoporque hay  muchos abonos no lo lleven, pero debemos tener en cuenta que demasiado magnesio podrá provocar que no se lleve a cabo la absorción del calcio que la marihuana necesita.


Carencia de Hierro

La carencia de hierro en el cultivo de Marihuana es similar al efecto de la falta de Potasio debido a la acumulación de sales en la maceta o a un pH demasiado alto. Los síntomas son muy parecidos, amarillean las hojas entre las venas, caída de hojas y mueren los nuevos brotes.

Solución:
Tendremos que lavar la tierra y ajustaremos el pH del agua para evitar estos problemas. Añadiremos un abono completo de micro elementos.




Marrutxipi Beheko 20, 20013, San Sebastin - Donostia | Semillas de marihuana, todo en Cultivo Marihuana .Com 943-34-21-2341